Revista Pillku

Procomún y Cultura Libre
América Latina
ISSN 2215-3195

Pillku tendrá su primera edición impresa

Voces Libres en Red

NetMundial: La Carta Magna de Internet tendrá que esperar

Fecha de publicación: 1 mayo, 2014

El encuentro Net Mundial, celebrado entre el 22 y el 24 de abril en São Paulo para redefinir el futuro de Internet, acaba con un texto final que decepciona a la sociedad civil. La neutralidad de la red es excluida del documento final, que apenas cita el escándalo del espionaje global y no cita a la National Security Agency (NSA). La campaña #OurNetMundial, lanzada durante los días previos del encuentro por activistas de todo el mundo, promete continuar con la presión

Dilma en NetMundial

“Todos somos víctimas de la vigilancia global. Dilma, estamos contigo”. La pancarta irrumpió por sorpresa en el auditorio del hotel Grande Hyatt de São Paulo el pasado miércoles, mientras Dilma Rousseff, presidenta de Brasil, daba el discurso inaugural del encuentro Net Mundial.

Las personas que sujetaban la pancarta y algunos de los presentes en el auditorio ocultaban sus rostros en ese momento bajo máscaras de Edward Snowden, que reveló el espionaje masivo de la estadounidense National Security Agency (NSA). Las revelaciones de Snowden fueron el motivo principal por el cual Dilma Rousseff convocó una “Global Multistakeholder Meeting” (reunión global de personalidades) que sirviera para redefinir la gobernanza de Internet.

Tim Berners Lee, padre de la web, sugirió incluso que en São Paulo podría nacer la creación de una Carta Magna de Internet inspirada en el Marco Civil que el Senado de Brasil aprobó un día antes del inicio de Net Mundial. Sin embargo, Wikileaks filtró antes del NetMundial el documento que iba a ser aprobado al final del mismo. Un documento en el que no había rastro de críticas contra la vigilancia, la NSA o las empresas cómplices del espionaje.

La presión de la sociedad civil tomó la red durante los días previos a NetMundial. Activistas de todo el mundo, con una intensa presencia de hackers brasileños, pusieron en marcha la campaña #OurNetMundial y clonaron el site oficial del evento. Desde NetMundial.net se lanzó una petición Por el fin de la vigilancia global y por una Internet libre.

En la petición se reclamaba a los participantes oficiales de Net Mundial que incluyeran en el texto final un plan global concreto para crear “una legislación fuerte para proteger las libertades, la neutralidad de la red, libre de mecanismos de censura y vigilancia global”. Dilma Rousseff, tal vez presionada por una campaña digital que había superado en redes al mensaje oficial, pronunció un osado discurso en el que hizo una mención explícita a la necesidad de proteger la privacidad de los usuarios.

Sin embargo, el encuentro NetMundial arrancó lleno de contradicciones. Celebrado en un hotel de cinco estrellas, en el exclusivo World Trade Center de São Paulo, NetMundial no disponía apenas de espacios para la participación de la sociedad civil. La tecnología usada por la organización era esencialmente propietaria. El sistema operativo Windows de Microsoft predominaba en la mayoría de ordenadores y pantallas del evento. Internet no funcionaba bien. Y no había ninguna referencia al software libre o a las licencias abiertas en ningún documento.

“La cuestión de tener a la sociedad civil que participa en un evento como mero oyente tiene que ir cambiando”, afirmaba a eldiario.es el ecuatoriano Alfredo Velazco, en un pasillo del Grande Hyatt de São Paulo. “Esto es un circo con las cartas marcadas. La sociedad civil no tiene ni voz ni voto”, aseguraba Alberto (nombre ficticio), un activista brasileño que distribuía máscaras de Snowden con la petición de #OurNetMundial dentro del Hyatt.

El Gobierno brasileño, para dar intentar dar voz a la sociedad civil, creó el evento paralelo #ArenaNetMundial en el Centro Cultural de São Paulo (a unos 6 kilómetros del Hyatt). Por los debates del #ArenaNetMundial pasaron activistas, pensadores y personalidades como Tim Berners Lee, Jacob Apelbaum (Tor Projetct, Wikileaks), Gilberto Gil, Javier Toret (vinculado al 15M), Claura Citali Murillo (YoSoy132, México) o Sergio Amadeu (sociólogo brasileño que dediende fuertemente la privacidad de la red).

El mismísimo Julian Assange entró vía remota en una de las mesas del día 24. “Ocupar Internet es ocupar la sociedad”, afirmó Julian Assange. El ArenaNetMundial creó un espacio denominado Hub Brasil que conectaba diariamente durante unos minutos a los participantes del Arena con NetMundial. Celebró, además, algunos talleres sobre criptografía que nunca habrían podido tener lugar en el oficial Net Mundial.

Sin embargo, algunas voces han criticado la nula influencia del #ArenaNetMundial en NetMundial. Algunos activistas, incluso han acusado al #ArenaNetMundial de oficialismo. “Activistas super entusiasmados con #ArenaNetMundial sin darse cuenta que es un playground para alejarnos del combate”, comentaba @JBeirute (una cuenta vinculada a OcupaSampa) en Twitter.

Por otro lado, el grupo Saravá – que trabaja hace una década con tecnologías libres – denunció publicamente que el Estado brasileño estaba requeriendo los datos de sus servidores violando la privacidad: “Irónicamente, el mismo Estado que aprueba el Marco Civil de Internet para proteger a los usuarios contra medidas policiales está contrariando con sus prácticas sus propias directivas”.

La mayor frustación de la sociedad, eso sí, fue contra el documento final de NetMundial, la denominada Declaración de São Paulo. El documento, en lugar de abrirse a la sociedad, fue elaborado por un comité de alto nivel. Los participantes de Net Mundial pudieron observar pero no comentar. Algunos, como Jacob Apelbaum, divulgaron sus aportaciones en sus propios documentos, disponibles online. Y la sociedad civil presente en el sitiado Hyatt de São Paulo – un gigantesco dispositivo policial – divulgó un PAD abierto manifestando parte de su decepción.

Por otro lado, hubo un duro choque de intereses entre diferentes países. Cuba, India y Rusia mostraron oposición a la declaración. Y el bloque Estados Unidos – Unión Europea torpedeó todo el proceso.

El propio Paulo Bernardo, el ministro brasileño de Comunicaciones, afirmó en la rueda de prensa final que había habido fuerte divergencias con Estados Unidos y la Unión Europea. La exclusión de la neutralidad de la red de la declaración ha sido apuntada por múltiples miembros de la sociedad civil como el principal fracaso de Net Mundial. El sociólogo brasileño Sérgio Amadeu, una figura clave en la aprobación del Marco Civil de Brasil, denuncia que los lobbies de las empresas de telecomunicaciones “presionaron y consiguieron debilitar el texto” y eliminar la neutralidad de la redacción. La organización La Quadrature du Net califica el documento final de “débil, ineficaz y frustante”. Además, aseguran que no se critica frontalmente la vigilancia masiva y apenas se pide “más diálogo”. La Electronic Frontier Foundation asegura en un comunicado que Net Mundial “falla al no crear salvaguardas legales contra la vigilancia”.

A pesar de la frustación de buena parte de la sociedad civil, el encuentro NetMundial puede abrir una nueva era en la gestión y gobernanza de Internet. Estados Unidos anunció hace unos días su disposición a abrir la gestión de los dominios de Internet, lo que refuerza la importancia de algunos puntos de la Declaración de São Paulo. La declaración recoge que “Internet debe promover derechos humanos, como la libertad de expresión y de asociación, la privacidad y el acceso a la información”. Por otro lado, invita a “diseminar padrones técnicos y arquitecturas de red abiertas y distribuidas”.

El ministro Paulo Bernardo, en su declaración final, invitó a continuar las negociaciones en la siguiente reunión del Foro Global de Internet (GIF), que se celebrará en Turquía. Sin embargo, orgnizaciones como La Quadrature du Net y las redes que lanzaron la campaña #OurNetMundial, denuncian el “circo” del Foro Global de Internet y la inutilidad de instituciones globales como la International Telecommunication Union. La batalla por una internet libre y por la construcción de una Carta Magna de Internet que inspire las réplicas del Marco Civil de Brasil parece que se jugará en las redes y las calles.

Fuente: ElDiario.es
Última modificación: 20 de mayo de 2014 a las 00:49