Democratizar la palabra en tiempos de Internet

Santiago García

Desde las Radios Mineras de Bolivia, hasta la Radio Educativa Sutatenza en Colombia, pasando por la famosa Radio Favela en Belo Horizonte, Brasil. Todas ellas lucharon desde las barricadas de las ondas electromagnéticas para dar un micrófono a quienes no tenían medios de comunicación para hablar.

Estas radios comunitarias, educativas o alternativas nacieron con el objetivo de democratizar la palabra, la comunicación.

Las frecuencias de radio y televisión han estado monopolizadas por los medios comerciales que, además, las conseguían como favores políticos o comprándolas en irregulares e injustas subastas donde no podían entrar a competir pequeños medios financiados por rifas o aportes solidarios de los vecinos de una comunidad.

Argentina: FARCO es la organización que agrupa emisoras que ejercen la radiodifusión como un servicio a la comunidad y la comunicación como un derecho de todas las personas.

Hoy en día, aunque la realidad no es muy diferente, hay cambios significativos. Países como Uruguay o Argentina recogen en sus leyes la reserva de frecuencias del espectro para medios comunitarios. En Bolivia y Ecuador, sus Leyes de Comunicación reparten las ondas de radio y televisión en 33% para los privados, otro 33% para los medios públicos y el 34% restante para medios comunitarios. Venezuela y Colombia también tienen legislaciones que facilitan el acceso de medios ciudadanos y comunitarios a las frecuencias radioeléctricas.

El problema es que las radios y televisiones como hoy las conocemos tienen sus días contados. No creo que la FM y la AM desaparezcan en poco años, pero la tendencia es que todo migre a Internet, más tarde o más temprano, dependiendo de las regiones y los países.

También las radios comunitarias tendrán que ir migrando sus programaciones a una nueva realidad tecnológica.

La superación de la brecha digital y la inclusión de todos los sectores a la Sociedad de la Información y el Conocimiento, exige que los Estados adopten mecanismos para garantizar el acceso y migración de los medios comunitarios a
las nuevas tecnologías.

Y si el espectro radioeléctrico del futuro será Internet, ¿no tendría sentido que, al igual que las radios comunitarias lucharon siempre por la libertad de las frecuencias, sean ahora precursoras de un red libre y promuevan el uso de las Tecnologías Libres de Información y Comunicación (TLIC)?

Estas radios se han hermanado e identificado con todas las luchas contra la desigualdad y la injusticia que se han librado en estos últimos años. Han abrazado las causas campesinas contra los transgénicos y los tratados de libre comercio, han defendido el derecho de las mujeres a vivir libres de violencia y a decidir sobre su cuerpo, han dado cobertura a las manifestaciones antiminería y han participado de las movilizaciones contra las políticas antimigrantes. Ya es hora de asumir también la causa de las Tecnologías Libres, porque será la única forma de tener medios realmente libres en el futuro.

Las radios comunitarias, como precursoras de la democratización de la comunicación, deben incluir la tecnología entre sus reivindicaciones. Pese a la aceptación generalizada de que la libertad domina la Red, no estamos lejos de que nuevas restricciones y monopolios la controlen, como ahora controlan el espacio radioeléctrico. La demanda de liberar las tecnologías no la tienen que emprender los tecnólogos o los políticos, sino sus usuarios y usuarias. Enarbolar en la actualidad la bandera de la democratización de la palabra es levantarse y promover el uso de Tecnologías Libres de Información y Comunicación, sin que eso signifique perder de vista las tradicionales reivindicaciones por las frecuencias radioeléctricas analógicas y digitales.

¿En qué consistiría entonces esta nueva democratización de la comunicación desde la perspectiva de las TLIC?

Principalmente en defender una Internet Libre, sin restricciones, con garantía de acceso para la ciudadanía en general, no sólo para el que puede pagar. Una Red neutral y con legislaciones que protejan la privacidad de todos sus usuarios y usuarias.

En este nuevo escenario deben situarse nuestros cuestionamientos y nuestros objetivos para formar nuestra mirada sobre estos cambios, para reapropiarnos y resignificar las tecnologías

En segundo lugar las Radios Comunitarias también deben asumir como principio la difusión de contenidos de forma abierta y accesible. ¡Cultura Libre! Licenciar nuestras noticias y producciones con licencias libres como Creative Commons, es un primer paso.

Por último, debemos asumir el reto tecnológico de usar Software Libre. Hoy por hoy tenemos alternativas para todos los programas que usa una emisora. Sistemas Operativos como Ubuntu Studio instalan editores multipistas, Ardour y Audacity. Y existen automatizadores como Radit o Rivendell para ayudarnos a programar nuestros spots y la música que transmitimos.

En tiempos de Internet, democratizar la comunicación, es democratizar el acceso a la tecnología y a los contenidos. Y esto sólo se logrará si esas tecnologías son libres y los contenidos son abiertos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>