Revista Pillku

Procomún y Cultura Libre
América Latina
ISSN 2215-3195

Pillku tendrá su primera edición impresa

Gilberto Gil remixado

Todo me interesa, todo que dice respecto a la expansión de la responsabilidad ciudadana, de la actuación social de los individuos y colectivos. Eso va desde la política tradicional como gobiernos, casas legislativas, leyes y normas, hacia la discusión de cuestiones como el uso de la naturaleza por el ser humano, de la intervención humana en la naturaleza. O del uso de los saberes y conocimientos, cómo podemos insistir en una mayor democratización de estos usos.

Gilberto Gil

Entonces, la política, la ecología, la ciencia, la tecnología, el comportamiento… todo esta interrelacionado. Incluso porque no puede haber un interés parcial, no se puede estar interesado en ecología sin estar interesado en economía, distribución de riqueza, democratización de procesos decisorios en política. Todo eso me interesa, pues no puedo estar interesado en apenas una de estas cosas.

Las palabras arriba son de Gilberto Gil, que a sus 71 años de edad cumplidos sigue sorprendiendo, no sólo en sus versos y refranes, sino que también en su trayectoria política. Desde la música y desde la política, Gilberto Gil ha impulsado la creatividad, ideas y esperanzas, la rebeldía y la crítica al sistema dominante.

Como músico, ha cantado a Brasil en su naturaleza, en sus culturas y ritmos; ha cantado el amor en sus diferentes manifestaciones; ha denunciado la pobreza, las opresiones, represiones e injusticia con guitarras acústicas y electrónicas, con tambores y berinbaus. Como político, ha tenido una reconocida trayectoria como ministro de cultura durante los años de 2003 a 2008 en el gobierno de Lula da Silva. En esta nota remixamos las ideas y puntos de vista de este artista que ha cantado la poesía y la política emancipadoras.

Software libre

Gilberto Gil ha defendido enfáticamente el software libre, afirmando que “lo que vemos hoy en el mundo, en la dimensión informática y digital, tiene su punto de partida en el movimiento libertario de la contracultura. Por lo tanto, nada más natural, en esta perspectiva contracultural, que el movimiento a favor del software libre, con el fin de viabilizar pragmáticamente un proyecto más de nuestras utopías realistas. Es una posición estratégica. El software libre será básico, fundamental para que tengamos libertad y autonomía en el mundo digital del siglo XXI. Es condición sine qua non de cualquier proyecto verdaderamente democrático de inclusión digital. No podemos conformarnos en ser eternos pagadores de royalties a propietarios de lenguajes y patrones cerrados. El software libre es lo contrario de estas prácticas. Permitirá la inclusión masiva de las personas. Permitirá el desarrollo de pequeñas empresas brasileñas, de nuestras futuras soft houses. Y podrá generar empleos para millones de técnicos”.

Gilberto Gil considera que la innovación abierta “es un tema que está entre las varias cuestiones del open source: códigos abiertos, software libre, mash-up, mezcla…” y forma parte de “las exigencias que la contemporaneidad han hecho a la gestión del conocimiento: ¿cómo se gerencia el conocimiento hoy? Por medio de las nuevas tecnologías, de las agilidades, y la innovación abierta es una de ellas. ¿La innovación debe quedar en ambientes cerrados o lanzarse hacia ambientes abiertos?”

En una entrevista, al ser preguntado sobre la posibilidad de que la música hecha de manera abierta y colaborativa “perdiera” su propósito inicial, Gil comparte que eso no ocurre, pues en comparación con el cine, la literatura o la dramaturgia, “la música es más elástica: es más como el propio cerebro, tiene una capacidad mucho más grande de ser re-procesada para crear nuevos significados. Obvio que en la música popular, en los formatos más rígidos como los radiofónicos, eso no ocurre, igual que en un libro o en un texto teatral, en los cuales la rigidez es más necesaria. Pero en el jazz, en la música de improvisación, en la música instantánea, ese miedo a la entropía es mucho menor. Podemos correr riesgos mayores, como reconstruir partes completas y el resultado todavía será coherente. Basta con ver las composiciones del free jazz, que tampoco tienen un formato inicial”.

Derechos de autor

La postura de Gil sobre los derechos de autor es controvertida, pues desde su práctica no ha liberado de manera amplia todas sus canciones. Las mismas apenas pueden ser escuchadas desde su página web, sin el permiso para descargas. Sobre ello, el artista comenta que “quiero crear una herramienta, un dispositivo para uso interactivo, para liberar algunas de mis canciones para compartir”. Gil ha liberado parcialmente algunas de sus canciones, y ha retenido sus derechos sobre otras. La canción “Oslodum” fue “totalmente liberada para reutilización de partes o de la música completa. No tengo control sobre eso, sobre cómo eso está siendo usado. Posiblemente existen algunos productos por ahí, por el mundo afuera, hechos a partir de partes de esta música”.

Su discurso sobre los derechos de autor es la de que los artistas deben de tener el poder de decisión sobre cómo licenciar sus obras, y ha buscado, desde el ámbito legal, que los autores y autoras no tengan que ceder sus derechos a las empresas culturales: “me gustaría encontrar un equilibrio entre el derecho de los autores de explorar su propiedad intelectual en su propio beneficio, pero también el de dominio público, del interés público. Compartir las obras intelectuales es una premisa básica para el desarrollo intelectual, para más creación, para más descubiertas”.

Como uno de los principales impulsores de las licencias Creative Commons en Brasil, Gil las considera como “un intento de restituir al autor la gestión, el ejercicio de su derecho autoral, que clásicamente ha sido intermediado por las editoras, a las cuales tu cedes los derechos de explotar tus obras. La licencia Creative Commons restituye este derecho al autor, quien va electrónicamente, en Internet y dice: esta música mía está disponible, con total licencia de uso o de uso con reservas (…). La idea es que puedas tener la gestión directa de tus derechos y mas aún, la posibilidad de flexibilizarlos conforme tu entendimiento. Por ejemplo, yo todavía no libero mis músicas para el uso comercial, sin embargo, permito su uso para fines experimentales, para desarrollo de otros lenguajes. En fin, Creative Commons, al contrario de debilitar la posición del autor, la fortalece. Restituye a los derechos autorales una integridad que no tenía en los últimos años”.

Cultura libre

Al ser preguntado sobre los caminos que vislumbra para una mayor difusión de la producción cultural brasileña a escala global, Gilberto Gil consideró que “una de las salidas para la expansión de la presencia cultural brasileña es exactamente el mundo abierto, el software libre, el licenciamiento más amplio. En la moda, en el videogame, en la música, en la ciencia, en las investigaciones académicas, en la creación de la ciencia aplicada… Veo países emergentes, como Brasil, cada vez más beneficiados por esta marea de creación para usos colectivos. Me recuerdo que BNegão, artista brasileño que pasó a grabar y divulgar sus canciones de forma libre en Internet, empezó a tener una carrera internacional a partir de ahí. Él pasó a tener un mercado de shows por todo el mundo, que no tenía antes. Antes era un artista que tenía un pequeño nicho de público en el underground brasileño. Con la divulgación abierta de sus músicas en Internet, pasó a tener oyentes en Francia, en Alemania…”

El tema de la tecnología ha estado presente en diferentes canciones de Gilberto Gil, como Lunik 9, Cerebro Electrónico, Alfômega, A Ciencia em Si, Pela Internet y Parabolicamará, sólo por mencionar algunas. Su álbum Banda Larga Cordel fue lanzado por Internet, y el artista también lanzó aplicativos gratuitos para escuchar sus canciones en iPhone y iPad. De acuerdo con Gil, “traer computadoras, sintetizadores y maquinas de ritmo confirió una libertad que resulta en nuevas formas, hasta inusitadas. La utilización de estas tecnologías múltiples, que se cruzan, creó posibilidades sorprendentes. En el palco, tu ya tienes el concepto abierto. Hace unos días, en Nordeste, tocábamos la canción 'Vamos Fugir’ y el bajista grabó su línea inicial del bajo con un grabadorcito digital… y en la hora del show él tocó esa grabación y se puso a variar encima de ella, improvisando con aquella grabación. Son posibilidades que se desdoblan a partir de la tecnología”.

Todas las citas de Gilberto Gil en esta nota fueron traducidas del portugués y tomadas de:

Barbosa, Marco Antonio y Monique Benati, s.f., Gilberto Gil, en Magazine Petrobrás. Consultada el 24 de octubre de 2013.

Brito, Diana, 2008, Gilberto Gil quer mudanças na legislação de direitos autorais, En Folha de São Paulo, 30/07/2008, tomado de Folha Online, Consultada el 24 de octubre de 2013

Galvão, Herder, Gilberto Gil é fundamental na luta por direitos autorais, en Consultor Jurídico, consultada el 24 de octubre de 2013.

Gil, Gilberto, A importância dos direitos autorais, En Gilberto Gil .

Teles, José, 2004, Gilberto Gil fala sobre propriedade intelectual e internet, En Foro Paulista permanente de música, consultada el 24 de octubre de 2013.

Portal Software Livre no Governo do Brasil, s.f., Rumbo à democracia radical: discurso proferido por Sua Excelência o Ministro da Cultura, Gilberto Gil, durante sessão solene de abertura da Semana de Software Livre no Legislativo no dia 19 de agosto de 2003

Rondon Prado, Karla, s.f., Gilberto Gil quer a internet livre e as drogas também.

Última modificación: 30 de octubre de 2013 a las 23:52