Revista Pillku

Procomún y Cultura Libre
América Latina
ISSN 2215-3195

banner-convocatoria
FLOK

Reflexiones sobre la Cumbre del Buen Conocer en Quito

A fines de mayo tuve la oportunidad de participar en la mesa de trabajo de cultura libre en la Cumbre del Buen Conocer, en Quito, Ecuador.

Cumbre del Buen Conocer

La Cumbre del Buen Conocer fue el evento mayor del proyecto FLOK Society, impulsado en conjunto por el gobierno de Ecuador y militantes por la cultura y el conocimiento libre de todo el mundo. FLOK tiene como objetivo aportar investigación teórica y empírica que ayudará a sentar las bases conceptuales para una sociedad del conocimiento común y abierto, superando así la concepción del desarrollo guiado por los principios del capitalismo cognitivo.

FLOK tiene como objetivo aportar investigación teórica y empírica que ayudará a sentar las bases conceptuales para una sociedad del conocimiento común y abierto, superando así la concepción del desarrollo guiado por los principios del capitalismo cognitivo.

En la mesa de trabajo sobre cultura libre coincidimos militantes y profesionales de diversos países. Cabe destacar la participación en la mesa de una buena cantidad de miembros del gobierno ecuatoriano y de instituciones públicas y comunitarias. Esto da cuenta del interés y la apertura que hubo desde distintos sectores del Estado de Ecuador al llamado de FLOK. Sobre todo, vale destacarlo porque muchos funcionarios no traían un conocimiento previo de qué era la cultura libre, y así y todo se atrevieron a dialogar y a trabajar en conjunto, aportando diagnósticos de situación y propuestas de solución a las cuestiones de política pública cultural. De esta manera, hubo un diálogo sincero y constructivo entre gobierno y organizaciones sociales.

Por supuesto, no fue fácil el trabajo, ya que los participantes veníamos de experiencias y realidades diferentes. No puede esperarse que tengan las mismas prioridades quienes trabajan en organizaciones territoriales, quienes articulan con sectores de la industria, quienes están en el ámbito académico o quienes realizamos militancia y animación cultural en Internet. Esta diferencia de criterios y de discursos fue notoria durante los días de trabajo conjunto, y llevó en ocasiones a debates que nos desviaban del marco de la cultura libre y nos introducían en problemas más generales y abstractos de “la cultura”. En suma, uno de mis propósitos durante la Cumbre fue tratar de acotar el tema para hacerlo abarcable.

A los resultados de la mesa de cultura libre ya me referí con cierto detalle en otro artículo. A modo de resumen, vale decir que se analizaron estudios de caso y propuestas de política pública en dos ejes: el acceso y disfrute de las obras culturales; y el apoyo a los actores culturales desde la perspectiva de la cultura libre. Para cada uno de estos ejes se propusieron acciones de corto, mediano y largo plazo. Asimismo, se hizo énfasis en apoyar en Ecuador la derogación de la ley de propiedad intelectual y su reemplazo por el Código Orgánico de Economía Social del Conocimiento. Este cambio de paradigma en la regulación del conocimiento es la base indispensable para una distribución justa del mismo, y de los beneficios que de él derivan.

Al día de hoy, ya es posible consultar en Internet el documento de política pública en el cual trabajó la mesa de cultura libre. Uno de los rasgos distintivos de FLOK es que tanto este documento como el de las demás mesas se encuentra abierto a comentarios y en constante revisión. Lo que se busca con esta metodología es socializar el proceso de revisión, haciéndolo más transparente y participativo.

Vi un número importante de gente comprometida, trabajando dentro y fuera del gobierno para que la cultura libre deje de ser una utopía y pase a ser una realidad.

Por supuesto, no es a mí a quien toca evaluar si en Ecuador hay o no una base social que apoye los cambios culturales necesarios para hacer frente a los intereses de las multinacionales que defienden el maximalismo de la propiedad intelectual. Lo que sí puedo decir es que vi un número importante de gente comprometida, trabajando dentro y fuera del gobierno para que la cultura libre deje de ser una utopía y pase a ser una realidad.

Por último, FLOK no es únicamente un proyecto para Ecuador. Es, en cambio, un aporte o un legado que Ecuador nos da a todos los latinoamericanos. Se trata de un ejemplo de solidaridad hacia Estados y pueblos que tienen necesidades y problemas semejantes, que hoy mismo ya pueden tomar los documentos que se encuentran en línea para nutrirse de ideas y de experiencias, replicarlas y mejorarlas. FLOK, en definitiva, es una invitación a seguir avanzando en la creación conjunta y solidaria de políticas para el cambio y la justicia social.

Última modificación: 12 de octubre de 2015 a las 17:34

Hay 0 comentarios

captcha