Revista Pillku

Procomún y Cultura Libre
América Latina
ISSN 2215-3195

Pillku tendrá su primera edición impresa

Tecnología y violencia hacia las mujeres

Este trabajo se basa en nuevas investigaciones sobre el uso de las nuevas tecnologías por parte de los agresores y las mujeres que luchan para defenderse. Los casos fueron salieron a la luz en una investigación encomendada por la Asociación para el Progreso de las Comunicaciones (APC) en 12 países en desarrollo en 2009, salvo cuando se incluyen referencias a otro sitio web.

Dominemos la Tecnología

1. Los hechos

La Organización Mundial de la Salud asegura que las mujeres son desproporcionadamente víctimas de violencia en el mundo entero1.

La ONU sostiene que 95% de las conductas agresivas, el acoso, el lenguaje insultante y las imágenes denigrantes que aparecen en los espacios en línea se dirigen hacia mujeres y proceden de sus compañeros o ex compañeros hombres2.

Tanto hombres como mujeres se ven afectados por el ciberacoso, pero un estudio realizado en India mostró que entre las víctimas de entre 18 y 32 años predominan las mujeres3.

Una investigación realizada en Argentina muestra que el teléfono móvil de una mujer es una de las primeras cosas que destruye un compañero violento4.

Las tecnologías de información y comunicación (TIC), como internet y la telefonía móvil, son armas de doble filo: pueden usarlas los agresores para tener más control y las sobrevivientes de violencia para conectarse y ayudarse, al igual que los grupos de defensa de los derechos de las mujeres para informar, denunciar y elaborar estrategias para terminar con la violencia.

2. ¿Cómo incide la tecnología en las agresiones cometidas por compañeros íntimos?

Se trata de un abuso de poder en una relación personal o familiar, en la que una persona intenta controlar o dominar a otra a través de la violencia física, sicológica y/o sexual, o mediante la amenaza de cualquiera de esos tipos de violencia, así como mediante el control de las finanzas, la movilidad y/o la vida social del/a otro/a. La investigación de APC muestra que los compañeros íntimos violentos utilizan la tecnología de las siguientes maneras:

Monitoreo de mensajes de texto (SMS): en sólo dos semanas, hace dos años, hubo en Uganda dos informes sobre hombres que asesinaron a sus mujeres (en diciembre de 2008). Las acusaban de recibir “SMS de amor”. Uno de ellos golpeó a su mujer hasta que la mató y el otro, miembro del Parlamento, la mató de un disparo. Fue tan fuerte que los músicos compusieron una canción en lengua luganda que relata la historia de una disputa doméstica que se inició por el uso de la telefonía móvil.

Chantaje con fotos y videos íntimos: las organizaciones que trabajan con sobrevivientes de violencia en Malasia informan que aumentó el número de llamadas por parte de mujeres – sobre todo las más jóvenes – que se ven atrapadas en relaciones violentas porque su marido o compañero tiene videos o fotografías íntimas de ellas.

Falta de consentimiento y rastreo de teléfonos móviles: los proveedores de servicios de telefonía móvil de muchos países ofrecen la opción de rastrear a otro teléfono móvil. En Malasia, la publicidad está dirigida a padres y madres. No está claro si se requiere permiso de la persona que será rastreada en el anuncio está implícito que no. La legislación no protege la privacidad individual en Malasia y esa carencia ha generado una situación en la que la protección de la privacidad individual no existe.

Control de cuentas de correo electrónico: el grupo de investigadores/as de Congo comentaron que era habitual que las mujeres y las niñas usaran una cuenta de correo electrónico abiertas por algún hombre que se queda con la contraseña. Y sostienen que rara vez se da la situación inversa.

3. ¿Cómo incide la tecnología en el acoso sexual?

El acoso en línea o ciberacoso es el uso de la tecnología para seguir y acosar a alguien – a veces al punto que la persona tema por su seguridad. El ciberacoso incluye el envío de amenazas o acusaciones falsas por correo electrónico o teléfono móvil en repetidas ocasiones, amenazas o textos falsos en sitios web, robo de la identidad o de los datos de una persona, o espionaje y monitoreo del computador y el uso de internet por parte de alguien. A veces, la amenaza puede llegar a espacios físicos.

Llamadas persistentes de extraños por teléfono móvil: según un estudio realizado para APC en Pakistán, en 2009 cerca de 94% de las encuestadas declaró haber recibido llamadas y mensajes de acoso de parte de hombres que conocían. Las llamadas repetidas por parte de extraños son tan comunes que la mayoría de las mujeres ya no se molesta. Y una de cada 10 mujeres recibió amenazas de extraños y decidió irse de Pakistán.

Manipulación de imágenes fotográficas: en India la policía de Delhi notó que cerca de la mitad de los ciberdelitos son denunciados por mujeres que descubren su rostro insertado en imágenes pornográficas que se cuelgan en internet, en general con un número de teléfono personal, invitando a los desconocidos a llamar (Weiting).

Anuncios y textos fraudulentos en línea: la publicación de anuncios falsos en sitios web muy populares ha generado ataques y acoso violento a las mujeres de Estados Unidos. Una mujer fue violada por un extraño que dijo estar respondiendo a su anuncio en Craigslist5. El ex novio de la mujer publicó un anuncio, haciéndose pasar por ella, en el que pedía un hombre que cumpliera con su fantasía de violación. El ex novio y el hombre que respondió el anuncio fueron juzgados.

4. ¿Cómo incide la tecnología en el tráfico sexual?

El Protocolo de Naciones Unidas para la Prevención, Supresión y Sanción del Tráfico de Personas, especialmente Mujeres y Niños (2000) reconoce que las mujeres suelen estar en una situación de poder desigual y tomar decisiones en base a su falta de opción o de autoridad ante la persona o personas con las que se relacionan. En 2005, un trabajo de APC especulaba sobre las maneras en que se podría usar la tecnología para el tráfico de mujeres y niñas66 – y de sus imágenes. La nueva investigación confirma esas suposiciones.

Los traficantes usan internet para conseguir y comunicarse con las víctimas: las “agencias matrimoniales” falsas en internet son comunes en Colombia, igual que las páginas web que anuncian trabajos no existentes u oportunidades de estudio e incluyen fotos y perfiles de gente joven que, en muchos casos, termina en matrimonios forzados, según las investigaciones.

En México la Policía Federal informó que, en 2009, las bandas de tráfico de niños consiguieron más de 600 niños y niñas por internet. La abogada mexicana Teresa Ulloa declaró que su organización contra el tráfico de personas recibió su primer caso de rapto a través de internet en 2005.

Comercialización de videos caseros privados: en Camboya se puede conseguir fácilmente videoclips de sexo en puestos callejeros y en lugares públicos. Estos CD de 40 minutos cuestan menos de un dólar y muestran imágenes de hombres y mujeres jóvenes captadas con teléfonos celulares para uso personal. Los clips fueron obtenidos y vendidos por traficantes de imágenes sin conocimiento de las personas filmadas. En agosto de 2007 la prensa de Camboya informó sobre un video clip sexual cuyos protagonistas eran un muchacho y una chica, estudiantes de enseñanza. El clip no solo pasaba de una persona a otra por CD, sino que también se trasmitía de teléfono a teléfono por bluetooth. Como el rostro de la muchacha se veía claramente, fue reconocida en la provincia donde vivía. Avergonzada, la chica dejó el colegio y su familia se vio obligada a mudarse a otro sitio.

5. ¿Por que las TIC son tan accesibles para los agresores?

Las TIC tienen una serie de características que las vuelven ideales para perpetrar delitos:

Acción a distancia: se vuelve mucho más difícil identificar y actuar contra el acosador.

Facilidad de producción y propagación: hoy, cualquiera que tenga un teléfono celular puede captar y cargar imágenes y videos que luego se pueden copiar miles de veces sin costo.

Automatización: algunas tecnologías se especializan en la documentación e información exacta sobre la situación geográfica de una persona a través de las tecnologías que utiliza.

En la mayoría de los casos las personas no saben qué hacer para protegerse de tales violaciones. Las empresas de telecomunicaciones, los proveedores de servicios de internet y los desarrolladores de software deben proteger la privacidad, la seguridad del/a usuario/a. Y los gobiernos deben garantizar que las leyes y políticas respondan a esas nuevas formas de violencia hacia las mujeres.

6. Cómo las mujeres están “dominando la tecnología” para acabar con la violencia

Los y las activistas por los derechos de las mujeres usan internet, teléfonos móviles y otras tecnologías para fortalecer su campaña y sus actividades de incidencia, para expandir sus redes, prevenir violaciones y prestar apoyo al cuidado y sanación de las supervivientes. Las herramientas de las redes sociales y los teléfonos móviles, en particular, están haciendo posible que los grupos defensores de los derechos de las mujeres alcancen a grupos a los que antes no tenían acceso.

Además de las líneas de ayuda y la asistencia telefónica tradicional, las investigaciones han puesto en evidencia otras estrategias utilizadas por las mujeres y los grupos de ayuda.

7. Uso preventivo de las TIC

Dos tarjetas SIM duplican la seguridad: un estudio realizado en Uganda mostró que algunas mujeres adquirieron dos tarjetas SIM para evitar la violencia doméstica: una para cuando están en casa o con el marido controlador y otro número para usar con quienes podrían despertar sospechas si llaman cuando el marido está presente. Esta línea se activa en la oficina, o cuando está ausente el marido.

¡Que tus chats sólo sean chats!7: las investigaciones revelaron que las chicas en edad de enseñanza media de todos los contextos sociales de Sudáfrica pasan hasta seis horas diarias enviando y leyendo mensajes de texto con sus teléfonos celulares. Esta campaña ayuda a las chicas a enseñarse unas a otras a usar bien el chat y el servicio de mensajería telefónica para evitar volverse víctimas de violencia o acoso. Brinda sugerencias prácticas para estudiantes de los últimos años de enseñanza primaria (11, 12 y 13 años) y realiza talleres con niños y niñas, docentes y padres y madres.

En República de Congo hay programas de radio y televisión sobre los derechos de las mujeres que le piden a su audiencia que comparta historias e inquietudes a través de mensajes de texto.

8. Uso de TIC para el reconocimiento

Aumentar la visibilidad de la violencia en YouTube: en Pakistán, en marzo de 2009, se publicó en YouTube un video en el que una mujer era azotada en la zona tribal de los swat por haberse mostrado en público con un hombre que no era un pariente directo. En el video se ve a la mujer muy cubierta siendo tirada al piso por dos hombres y azotada por un tercero, mientras ella les ruega que se detengan. Este video fue puesto en circulación por una activista de los derechos de las mujeres y luego trasmitido por la televisión local, además de repetirse en un canal de cable en urdu. El incidente tuvo cobertura nacional e internacional y llegó a los programas de entrevistas y opinión de Pakistán, donde se habló sobre la creciente “talibanización” de la sociedad pakistaní, el lugar de las leyes religiosas y, hasta cierto punto, su efecto sobre los derechos de las mujeres.

Producción de videos participativos coloca voces poco escuchadas e imágenes poco conocidas en la escena cívica: las adolescentes de las zonas rurales de Sudáfrica aprendieron a usar los computadores para realizar “historias digitales”8 y hablar de los problemas de sus comunidades, así como de los roles y derechos de hombres y mujeres. Una niña Tokozile contó la historia de una amiga cercana que había sido violada por su novio. La chica, que le dio permiso a Tokozile para usar su historia, nunca había denunciado el incidente. La técnica del relato de historias digitales les ofrece a las personas la oportunidad de hablar sobre violencia o actitudes violentas para ayudar a alguien que haya pasado por la misma situación. A raíz de la producción de la historia, la amiga de Tokozile se volvió educadora de sus pares e incentivó a las adolescentes a tomar conciencia sobre la violación.

9. Movilizar al activismo nacional

Varias organizaciones de mujeres de Uganda han usado también internet, junto con la televisión, la radio y la prensa escrita para mostrar las violaciones, la victimización y el acoso realizado por las agencias de seguridad. En un país donde el Parlamento consideró hace poco la posibilidad de imponerle pena de muerte a los/las homosexuales, las minorías sexuales utilizan internet para difundir información sobre su trabajo y su misión, así como victorias jurídicas y normativas.

En Brasil Bem Querer Mulher99 es una campaña contra la violencia a cargo de UNIFEM. Bem Querer Mulher recolecta fondos para brindar servicios y cuenta con el apoyo de varias personas famosas, entre ellas una estrella de las telenovelas cuyo personaje sufre abuso por parte de su compañero íntimo. El sitio incluye estadísticas sobre violencia hacia las mujeres e información de ayuda en línea, así como videos y spots publicitarios de la campaña. Las campañas que se hacen en Brasil en línea utilizan Twitter masivamente para difundir sus mensajes.

10. Uso reparador de las TIC – Movilización de redes y cuerpos globales

Margaret fue golpeada en repetidas ocasiones por su marido, que finalmente mató a su madre y a su hermana. El caso nunca se presentó ante la justicia debido a la corrupción imperante. Isis-WICCE se enteró de lo sucedido a través de sus unidades de información para mujeres rurales, donde el uso de grabadores de cinta ayuda a este grupo defensor de los derechos de las mujeres a documentar las inquietudes de las mujeres rurales. Isis-WICCE usó la información registrada para contactar a los organismos relevantes de gobierno, pero fue en vano.

Fue así como pusieron la información en línea y la compartieron con redes globales de defensa de los derechos humanos en internet, que a su vez presionaron al gobierno de Uganda. La Organización Mundial contra la Tortura, de Ginebra, también se ocupó del caso de Margaret, exigiendo una respuesta gubernamental. Sólo entonces se le dio a este caso la urgencia que requería y finalmente se hizo justicia.

Para saber más…

Sobre la iniciativa ¡Dominemos la tecnología! para terminar con la violencia hacia las mujeres www.apc.org/en/projects/odm3-dominemos-la- tecnologia tecnologia

Esta iniciativa comenzó en enero de 2009 y vierte importantes recursos en 12 países en desarrollo para documentar casos de violación de derechos de las mujeres en línea, capacitar a activistas y sobrevivientes para que puedan usar las TIC en forma creativa y proteger sus derechos en línea. Este proyecto forma parte de un esfuerzo global para lograr el tercero de los Objetivos de Desarrollo del Milenio: alcanzar la igualdad de género.

Investigaciones de APC en 12 países sobre violencia hacia las mujeres y tecnología www.apc.org/en/node/10360/ Los países donde se llevaron a cabo investigaciones fueron: Argentina, Brasil, Camboya, Colombia, Filipinas, Malasia, México, Pakistán, República de Congo, República Democrática de Congo, Sudáfrica y Uganda.

Acerca de APC y el programa de mujeres de APC Fundada en 1990, la Asociación para el Progreso de las Comunicaciones (APC) es una red internacional y una organización sin fines de lucro dedicada a lograr que todos y todas tengamos acceso a una internet libre y abierta para mejorar nuestra vida y crear un mundo más justo. El PARM de APC es una red global de mujeres que apoyan el trabajo en red para empoderar a las mujeres mediante el uso de TIC, y es un programa de APC.

Visita www.apc.org y www.apcwomen.org. Síguenos en Twitter usando #takebackthetech.

Contacto:

Karen Higgs Directora de comunicación y medios khiggs@apc.org Teléfono: +598 2400 6460 Skype: karen_apc Montevideo, Uruguay
Jan Moolman Coordinador de ODM3 jan@apcwomen.org Teléfono: +27 83 7833094 Skype: jan.moolman Johannesburgo, Sudáfrica

Última modificación: 4 de diciembre de 2013 a las 16:16