Revista Pillku

Procomún y Cultura Libre
América Latina
ISSN 2215-3195

Distopía y resistencia

Como ejercicio de resistencia sale este número de Pillku. Que es una forma de expresar ideas y momentos de época desde diferentes miradas y voces de la región. Proponiendo desde la reflexión mapas desde los cuales interpretar una realidad compleja que cada vez genera un mayor cerco a nuestros derechos, a los comunes y a las libertades.

 Distopia, de Andrew Sutherland https://flic.kr/p/8emY3Z

En este número de Cuerpos identidades y géneros en la red, propone un camino de reflexión hacia la forma en la que asumimos nuestros cuerpos, de qué manera construimos nuestras identidades y de qué manera internet influye en la construcción-deconstrucción de género.

Hablar de cuerpos, identidades y géneros, rompiendo con las normas de lo establecido y visibilizando los movimientos diversos es parte de esta construcción en resistencia ante este mundo hostil. Una de las miles expresiones que hacen parte de una contrahegemonía que se propaga mientras la militarización y la represión avanzan.

¿Distopía?

El 2017 pasó como torbellino que nos arrojó realidades que creímos superadas. El neoliberalismo y la represión y el retroceso en la democracia, se hicieron presentes en América Latina de diferentes formas. Argentina, Honduras y México son quizás los ejemplos más crudos de este retroceso, aunque la situación es de gravedad en todos los países. Además de la reciente noticia del fin de la neutralidad de la red en los Estados Unidos, hecho que traerá graves consecuencias a la libertad de expresión en todo el mundo.

En este contexto seguir haciendo Pillku es una apuesta no sólo cultural, sino política desde dónde construir narrativas de esta contemporaneidad bizarra y militarizada. Un presente distópico, impulsado por poderosas empresas y respaldados por gobiernos y fuerzas militares. Un capitalismo brutal. Un neoliberalismo asesino y destructor.

¡A transformarnos, fortalecernos y resistir!

Cambios profundos y radicales hacia adentro de la diversidad de movimientos sociales que componen el tejido de transformación social de los pueblos son necesarios. Movimientos de cultura libre, tecnologías libres y comunes (y atención, esto incluye luchas por el territorio, contra la privatización del agua, contra la minería, por la soberanía alimentaria y mucho más), deben ir trazando una estrategia urgente frente a la avanzada del neoliberalismo. Los esfuerzos a partir de ahora deben ser cada vez más mancomunados. Necesitamos unidad en nuestra diversidad.

Resistencia es ejercer nuestro derecho a ser felices.
Resistencia es a comunicar para transformar el mundo.
Resistencia es ser libres.

Una red de solidaridad cada vez mayor, de protección. De creación de espacios seguros. De juntarnos para soñar y transformar. Pensar utopías. ¡Sí! Pensar utopías en la era de las distopías impuestas. Hablar de ellas. Escribir sobre ellas. Gritar sobre ellas. Son las utopías, todas aquellas cosas que queremos para la tierra, para la sociedad, para nuestro barrio, para que nuestra vida sea digna. Qué nos levantemos con alegría de primavera, y que la realidad nos de la razón. Que no estamos equivocadxs por querer un mundo donde quepan muchos mundos. Que no estamos locxs al soñar que esta sociedad puede organizarse mejor, ser más solidaria y distribuir más justamente.

Última modificación: 17 de diciembre de 2017 a las 21:05